¿COMIDA DE FÁBRICA?...NO GRACIAS

Investigadores expertos en neurociencia, psicología y psiquiatría, de Australia, el Reino Unido y Estados Unidos, publicaron hace unos días un estudio para evaluar el impacto del cambio de nuestra dieta por la llamada “comida de fábrica”. 
El consumo de ultraprocesados, altera funciones del cerebro, específicamente del hipocampo. 
Estás alteraciones se manifiestan tanto en daños en habilidades de aprendizaje y memoria, como en alterar los mecanismos de saciedad, induciendo a un sobre consumo de alimentos.
Los ultraprocesados traen consigo otros riesgos. 
Aquí mencionamos solamente los efectos que tiene la alta presencia de los llamados nutrimentos críticos (azùcares, grasas saturadas, sal), pero existen otros ingredientes y aditivos que representan un riesgo a la salud. Por ejemplo: los colorantes, saborizantes, aromatizadores que están en muchos de estos productos para que parezca que contienen ingredientes naturales. Tiene color a fresa, sabe a fresa y huele a fresa, pero no tiene fresa, o tiene un 2 por ciento de fresa para poder decir que contiene esta fruta. 
De estos, gran parte de los colorantes artificiales han salido del mercado en naciones de Europa porque se ha demostrado que provocan déficit de atención e hiperactividad en los niños.
Bajo esta perspectiva es que debemos valorar los alimentos que consumimos, los ingredientes que los conforman, y la salud de nuestros pueblos.

Extracto de artículo de Alejandro Calvillo para Sinembargo.mx. Artículo completo AQUÍ

Compartir este contenido por

Artículos relacionados

evitá una intoxicación
alimentos vitales y nutritivos
Un alimento a incorporar